jueves, 4 de agosto de 2016

El SPA Religioso

Estas termas fueron consideradas desde el Siglo pasado como unas de las que poseían las mejores aguas minerales de Europa. Estaban particularmente indicadas para el tratamiento de afecciones respiratorias, dermatológicas y reumáticas presentando características altamente curativas.
La historia de este Balneario comenzó en las primeras décadas del 1800 pero no fué hasta finales del 1800 que se reconocieran como medicinales. La construcción de fábricas industriales cerca del manantial del agua llevó a la decaida y posterior cierre de las Termas en las últimas décadas de 1900.
El Balneario contaba con 12 habitaciones, 6 de ellas con bañeras de Azulejo, 5 con bañeras de Cemento y 1 bañera de Zinc.
También poseé un Hotel que funcionaba a modo de Pensión para los visitantes a las Termas, contaba con 34 Habitaciones, algunas de las cuales con baño en el interior, todo un lujo en aquella época.
Entre el edifício del Balneario y el Hotel se encuentra una pequeña capilla a la que se podía acceder desde la planta superior del Balneario, donde se encontraba la zona de masajes y estiramientos, lo cual resulta curioso. En su interior ya no se encuentra ninguna Imagen.

Sala de Bañera

Detalles Sala
Entrada Principal

Acceso a Baños

Salida de Baños

Zona de Hombres

Sala de Espera

Restos Apósitos y Cremas
Recepción

Baño Floral

Duchas

Sala de Respiración

Temperatura Adecuada

Sala de Vapores I

Sala de Vapores II

Entrada a Baños Mujeres

Sala de Bañera
Bañera Solitaria
Sala de Masajes

Camilla y Accesorios

Corpiño Vintage

Sala de Máquinas

Pintura al Fresco

Capilla

Bebidas Medicinales
Fachada Hotel/Pensión
Zona Descanso

Restos Habitación

Restos Bajo Techo

Salón Comedor

Entrada a Cocina

Comedor
Entrada Habitación

Pasillo Principal

Acceso a Planta Superior


 

jueves, 21 de julio de 2016

El Palacio de la Baronesa

Este Grandioso Palacio fué ordenado construir por una Aristócrata Brasileña a principios del 1900, la cuál al separarse de su marido unos años mas tarde regresó a Brasil sin concluir el Palacio y sin antes dejar una maldición sobre el mismo. La maldición consistía en que la obra nunca se terminaría y aún siendo rematada nunca se habitaría.
A lo largo de la historia la propiedad cambió de dueños en varias ocasiones, atrasando las obras por decadas hasta que finalmente concluyeron el Palacio a finales del 1900 y lo utilizaron como lugar de ocio un par de años.
En la actualidad la Maldición del lugar sigue vigente ya que se encuentra en estado de abandono y olvido, sin nadie que lo habite.
La estructura en si del edifício une distintos tipos arquitectónicos y materiales, mezclando estilos neogóticos, neoárabes o populares. No se sabe si seguía un proyecto inicial o se fué improvisando según el arquitecto al que se le encargara la maldita obra.
Todo Palacio tiene una historia que contar y este no va a ser menos, tengo el placer de compartir con vosotros la historia de la Baronesa creada por mi buen amigo Jorge Sousa, todo un artista a la hora de convertir una imagen en un cuento, de ahí que él provenga del lejano "CampoEstrelas".

"Gosto de me considerar um explorador. Hoje de manhã, cedo entrei pelo bosque dentro. Estava muito frio. Após uma longa caminhada cheguei a uma enorme clareira. Surpreendido e confuso, vejo no meio da neblina a emergir um palácio. Intrigado, dou a volta para encontrar uma entrada. A meio, olho para cima e vejo-a. Mulher de porte altivo e com atavios nobres. Um vestido longo azul de outras eras , cobre-a. Empunha um castiçal com velas acesas. Olha para mim é desaparece rapidamente.
No dia a seguir regresso da parte da tarde. Na mesma clareira, um enorme espaço vazio, no sítio onde ontem estava o palácio. Será que estou a alucinar ? Perseverante regressei à mesma hora do primeiro dia. Novamente envolto no nevoeiro avisto o palácio. Na mesma varanda lá está ela. De enorme beleza, apeteceu-me baptizá-la de Baronesa. Desta vez sorriu-me e voltou a desvanecer-se.
Voltei ali todos os dias nos cinquenta anos seguintes até à minha morte. Ela nunca me falou em cada dia que vim. Sorria apenas e mostrava uns olhos grandes e misteriosos.
Passados estes anos todos de ter morrido, lembro-me da minha morte como se fosse hoje. O que mais me entristece é não a ter visitado nesse dia. O coração falhou-me de madrugada . Desfaleci e nunca mais me ergui. Todos os dias de manhã, naqueles momentos de neblina intensa, ela aparece na varanda...ao meu lado !!! "
 
Durante el reportaje tuve la oportunidad de retratarla en un par de ocasiones paseando por su Palacio.

Fachada Principal

Fachada Lateral Sol

Entrada a Palacio

Salida de Palacio

Pasillo de Acceso

Desvio de Pasillos

Detalle Chimenea

Otra Vista Pasillo Central



Chimenea Planta Superior


Sala Anexa

Terraza Lateral

Oficina con Caja Fuerte

Despacho

Vista del Torreón

Vista desde el Torreón

Descanso de las Luces

Escalera Trasera

Entrada a Oficinas

Sala Segunda Planta

La Baronesa

Entrada Lateral


Fachada Lateral Sombra


Fachada Trasera